Zinc

El Zinc es un elemento químico esencial para las los seres humanos y ciertos animales. El cuerpo humano contiene alrededor de 40 mg de zinc por kg y muchas enzimas funcionan con su concurso: interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, colabora en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en las percepciones del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN.

Azufre

Está presente en el cuerpo humano en hormonas y tejidos. Se le considera uno de los mayores desinfectantes del cuerpo. Favorece el desarrollo de queratina y colágeno lo que da firmeza y lozanía a la piel. Ayuda en condiciones comunes de la piel como: psoriasis, eczemas, acné y dermatitis. Calma la piel en casos de alergias.

Magnesio

El magnesio es un elemento químico esencial para el ser humano; la mayor parte del magnesio se encuentra en los huesos y sus iones desempeñan papeles de importancia en la actividad de muchas coenzimas y en reacciones que dependen del ATP. Estimula la actividad y el metabolismo celular por lo que es muy beneficioso para regenerar la piel. Además, inhibe las sustancias que degradan la elastina para lograr una piel más suave y elástica.

Calcio

Estimula la formación de colágeno. Afecta la función de transporte de las membranas celulares, actuando como un estabilizador. También influye en la transmisión de iones a través de las membranas, y la liberación de neurotransmisores. Actúa como mediador intracelular cumpliendo una función de segundo mensajero.

Silicio

Ayuda a mantener la firmeza de la piel para su suavidad y tersura, reduce arrugas prematuras y celulitis. Para fortalecer el tejido de sostén y el conjuntivo. Para regularizar las impurezas de la piel

Aluminio

El acetato de aluminio, que ayuda a evitar las manchas y la resequedad. Es un astringente que estabiliza la proteína de la piel (principalmente) y por una reacción química con el colágeno produce reticulación, y da lugar a un aumento de la temperatura de encogimiento del colágeno, una mayor estabilidad y una mayor resistencia a la deshidratación.